FRÍO O CALOR – CRIOTERAPIA O TERMOTERAPIA: VIRTUDES Y EFECTOS DE CADA UNA.

FRÍO O CALOR – CRIOTERAPIA O TERMOTERAPIA: VIRTUDES Y EFECTOS DE CADA UNA.

La aplicación de termoterapia (calor) o crioterapia (frío) son de gran ayuda como complemento terapéutico, ya que además los pacientes se lo pueden aplicar ellos mismos en casa. Producen efectos fisiológicos distintos, por lo cual el uso de calor o frío está condicionado por la patología específica del paciente.

 

TERMOTERAPIA (CALOR)

 

La termoterapia consiste en la aplicación de calor con fines terapéuticos, con los siguientes efectos fisiológicos:

Aparato circulatorio: Vasodilatación con apertura de capilares y aumento de su diámetro. Con la mejora de la circulación mejora también el metabolismo, por lo que se produce un efecto analgésico (reducción del dolor). Mejora del tejido del colágeno, por lo que mejora la extensibilidad de músculos, tendones y fascias.

Esta propiedad hará que el calor sea efectivo en patologías CRÓNICAS, donde existe un déficit vascular y un problema en el metabolismo. Por ejemplo, en un proceso de tendinitis crónica, donde hay una calcificación, podremos usar calor para mejorar la vascularización, favoreciendo así la retirada de sustancias de desecho. Igualmente, en patologías crónicas de ligamentos, que son estructuras baja vascularización.

– Aparato neuromuscular: Cuando la aplicación de termoterapia es prolongada, tiene un efecto sedante y analgésico. Es por ello que se usará en patologías crónicas (sin inflamación) que cursen con dolor.
– Piel, aparato digestivo, sistema inmunológico: La aplicación de calor es favorable dado su efecto sobre mejora de la oxigenación y restauración celular, y el aumento de la cantidad de elementos de defensa.

Indicaciones

Como indicación principal, emplearemos la termoterapia en patologías como problemas crónicos, lesiones musculares prolongadas en el tiempo, dolor muscular de aparición tardía, cuando ha pasado la fase inflamatoria o previa a la actividad, tendinitis crónicas. Nunca deberemos poner calor si existe inflamación, es decir, si la zona está caliente, enrojecida e hinchada. Por supuesto, tampoco lo aplicaremos durante los tres primeros días tras un golpe, esguince, o fractura. En casos de anestesia o alteración de la sensibilidad deberemos tener especial cuidado por el riesgo de quemaduras.

Contraindicaciones

Se contraindica la aplicación de calor en procesos inflamatorios agudos, cardiopatías, procesos infecciosos, alteraciones de la tensión arterial como en hipotensión grave, insuficiencia hepática y problemas renales.

CRIOTERAPIA (FRÍO)

Se denomina crioterapia a la aplicación de frío con fines terapéuticos. La principal acción del frío al bajar la temperatura es una provocar vasoconstricción, disminuyendo así el metabolismo basal, y produciendo los siguientes efectos fisiológicos:

Aparato neuro-muscular: Se produce disminución de la inflamación y edema; de gran utilidad en patologías que cursen con un proceso inflamatorio agudo, como es el caso de un esguince de tobillo en las primeras 24-72 h de evolución. Adicionalmente, cuando la aplicación del frío es prolongada, tiene un efecto analgésico, disminuyendo el tono muscular y mejorando la espasticidad.
Aparato circulatorio: Vasoconstricción y disminución del flujo sanguíneo. Se produce disminución de la tensión arterial, acompañada de un descenso de la frecuencia cardiaca. Si el frío es prolongado, alcanza los vasos más profundos, produciéndose un efecto anti-espasmódico (reduce la contracción muscular).
– Piel, aparato digestivo: Disminución del metabolismo tisular, analgesia por acción directa sobre las terminaciones nerviosas, acción diurética. Por ejemplo, el frío es utilizado en caso de quemaduras leves y superficiales y para afecciones con dolor y prurito.

Indicaciones

La aplicación de frío está indicada en procesos inflamatorios agudos, como puede ser un esguince de tobillo en el que hay un edema, roturas musculares, tendinitis. Recordamos que va a provocar un efecto analgésico y antiinflamatorio. También se emplea en caso de traumatismos, contusiones, etc.

Al ponernos hielo estamos reduciendo la inflamación, evitando que se acumulen sustancias oxidativas e impidiendo la muerte de las células que se encuentran cerca de la lesión.

La crioterapia también es utilizada en casos de fiebre por causas infecciosas, quirúrgicas, neurogénicas y otras, aplicándose de manera generalizada al paciente.

Contraindicaciones

El frío está contraindicado en pacientes con problemas arteriales e hipertensos, y en casos de rigidez articular, heridas y disminución o pérdida de la sensibilidad.

Leave a Comment