DIABETES Y DEPRESIÓN – Rompiendo el círculo vicioso

DIABETES Y DEPRESIÓN – Rompiendo el círculo vicioso

Existen estudios que demuestran que las personas con diabetes tienen un mayor riesgo a tener depresión que las que no tienen diabetes. Una de las razones está asociada a la carga de estrés que acumulan los pacientes producto de la gestión diaria de la diabetes. En ocasiones el paciente se puede encontrar aislado de su grupo social debido al esfuerzo que debe hacer por el control de la diabetes.

Aún los científicos no logran confirmar si la depresión aumenta el riesgo de diabetes o la diabetes aumenta el riesgo de la depresión. Sin embargo, investigaciones recientes indican que ambas situaciones son posibles.

En los casos que el paciente presenta complicaciones y/o dificultades para mantener el nivel de glucosa deseado, puede experimentar un alto nivel de frustración y ansiedad al sentir que está perdiendo el control de la diabetes y, en consecuencia, estar deprimido.

Asimismo, al encontrarse deprimido, el paciente estará menos dispuesto a realizar un buen cuidado de la diabetes. Adicionalmente, ese estado anímico afectará negativamente su sistema inmunológico, lo que provocará que se encuentre en un círculo vicioso y se incremente el riesgo de contraer complicaciones.

Cuando el paciente se encuentra deprimido, tendrá poca disposición a llevar a cabo tareas como la medición regular de la glucosa, seguir adecuadamente su régimen alimentario y sus actividades de ejercitación física. Evidentemente, que esto tendrá un impacto negativo en su nivel de glucosa e incrementará el riesgo de tener complicaciones.

La detección temprana de la depresión en el paciente con diabetes es importante para poder combatirla y evitar las consecuencias negativas. Si una persona tiene tres o más de estos síntomas, o si sólo tiene uno o dos pero se siente mal desde hace dos semanas o más, es el momento de buscar ayuda.

Signos y Síntomas de la Depresión

  • Tristeza continua, sentimientos de vacío o ansiedad
  • Desesperanza
  • Sentimientos de culpa, impotencia o inutilidad
  • Sentimientos de irritabilidad o intranquilidad
  • Pérdida de interés en actividades o pasatiempos que alguna vez se disfrutaban, incluyendo el sexo
  • Sentimiento de cansancio permanente
  • Dificultad para concentrarse, recordar detalles o tomar decisiones
  • Dificultad para dormirse o permanecer dormido, un trastorno denominado insomnio, o dormir todo el tiempo
  • Comer en exceso o pérdida del apetito
  • Pensamientos de muerte y suicidio, o intentos de suicidio
  • Dolores permanentes, dolores de cabeza, calambres o problemas digestivos que no cesan con el tratamiento

Un inadecuado control de la diabetes puede causar síntomas similares a la depresión. Por ejemplo, si la glucosa baja en la noche, quizá el paciente deba orinar con frecuencia y no logre descansar, por lo que sentirá cansancio durante el día. Si tiene un bajo nivel de glucosa durante el día tendrá hambre y comerá en exceso.

La depresión en pacientes con diabetes también puede estar asociada a  problemas de la tiroides o efectos secundarios de algunos medicamentos.

¿Cómo debe manejarse la depresión en pacientes con diabetes?

La depresión debe ser diagnosticada y tratada por el médico con el uso de uso de diversos recursos disponibles. La atención eficaz de la depresión es importante porque el paciente mejorará su ánimo, y a la vez ayudará a mantener el control de la glucosa. El objetivo es que el paciente se encuentre en un círculo virtuoso.

El médico tratante descartará causas físicas de la depresión y, de ser necesario, referirá al paciente a otro especialista para tratarlo. Los recursos para atender la depresión pueden incluir fármacos y/o sicoterapia.

En cualquier circunstancia una atención integral al paciente con diabetes puede ayudar a prevenir la depresión o a tratarla si ya está presente. Los programas donde los pacientes reciben información sobre el control de la diabetes, donde además del apoyo clínico puedan contar con atención sobre aspectos de nutrición y ejercitación física, son recomendados para el buen manejo de la diabetes.

Es aconsejable que los pacientes con diabetes participen en grupos de apoyo, donde puedan compartir sus vivencias, reciban información y se sientan estimulados a tener un eficaz control de la diabetes. Estas acciones permitirán un incremento de la calidad de vida de estos pacientes y de sus familiares, quienes también se ven afectados cuando el paciente no tiene un adecuado control.

 

Por: Equipo editorial del Centro de Bienestar Activo.

Referencias:

  • Depression and Diabetes. National Institute of Health. 2014.
  • Living with Diabetes. Depression. American Diabetes Association. 2014

Leave a Comment